La importancia de tener al día el certificado energético

La importancia de tener al día el certificado energético

Cuando se quiere vender o alquilar una vivienda se tiene que lidiar con el concepto del certificado energético ya que este documento es obligatorio para estos trámites; dicho certificado es una valoración de cuanta energía eléctrica requiere un inmueble, es decir, gracias a este documento se puede hacer una idea de las condiciones energéticas en las que se encuentra un vivienda en interés.

El uso del certificado energético es muy básico, simplemente sirve para determinar el nivel de consumo que requiere una vivienda o local, todo esto en vista de que hoy en día con los precios tan elevados de la electricidad, es importante saber que si una vivienda que se quiera comprar o alquilar no exige mucha energía eléctrica para ser confortable. Cabe destacar, que certificado no es solo un papel que se guarda, si se quiere vender o alquilar un inmueble se debe añadir la etiqueta de calificación energética en el mismo anuncio.

El certificado energético no es un documento que se consigue en alguna institución, sino que es una especie de examen que se le realiza a un inmueble y para esto se tiene que contratar los servicios de un experto en la materia, más conocido como técnico certificador energético; esto es un proceso complejo, y por eso es importante que la persona encargada de realizar la actividad tenga experiencia y con estudios que lo avalen. El técnico revisara aspectos como el aislamiento de la vivienda y el estado de las fachadas y suelos, también comprueba el estado de las habitaciones para identificar su habitabilidad, y conjuntamente revisa el estado de las instalaciones de agua y refrigeración con la intención de detectar posibles fugas de dióxido de carbono.

El técnico en su evaluación añadirá las posibles mejoras con las que se puede mejorar la calificación de la vivienda, esta calificación es la misma que se utiliza en las etiquetas de certificación energética de los electrodomésticos; lo que significa que si la vivienda es muy eficiente obtendrá una A, pero una mala eficiencia otorgara una G. El certificado energético tiene una validez de 10 años pero no hace falta renovarlo a menos que se quiera vender o alquilar la vivienda.

Su precio varía en función del técnico que se contrate y de igual manera de factores propios de la vivienda como la ubicación geográfica, los metros cuadrados, el tipo de inmueble, entre otros. Sin embargo, el no tener el certificado energético y en regla puede suponer una multa bastante alta; por ejemplo si se publica la venta de un inmueble sin añadir la etiqueta energética la infracción es leve y serían unos 300 euros, pero si se realiza una falsificación de dicho certificado se considera una infracción grave y la multa puede alcanzar los 6.000 euros.